Carboneras, calderas, chimeneas y máquina de vapor



El corazón de la fábrica textil

En el sótano del museo encontraréis las carboneras, las calderas, la chimenea y las escaleras de acceso a la máquina de vapor, espacios energéticos que eran el corazón de la antigua fábrica textil. Si se sale al balcón de la sala de la máquina de vapor, se pueden observar las grandes dimensiones de la nave industrial, de 11.000 m2, hoy convertida en espacio expositivo.

En las carboneras se almacenaba el carbón, combustible para hacer funcionar la máquina de vapor, que producía la energía para accionar las máquinas de la fábrica textil. Este carbón provenía, principalmente, de Gales y de Asturias. El transporte se hacía en barcos de vapor hasta el puerto de Barcelona y, desde allí, en tren hasta Terrassa, y en carro hasta la fábrica.

En las dos calderas, la combustión del carbón calentaba el agua hasta que se convertía en vapor, que a través de un conducto llegaba hasta la máquina de vapor.

Uno de los elementos más representativos de las fábricas son las altas chimeneas, que son el conducto de salida del humo proveniente de las calderas. La del Vapor Aymerich, Amat y Jover tiene 41 metros de altura y está construida con ladrillos, como el resto de la fábrica. Los visitantes pueden entrar dentro de la chimenea, justo por el mismo espacio por el que antes pasaba el humo y disfrutarán de una experiencia sorprendente.

La máquina de vapor era el corazón de la fábrica. Era conocida popularmente como “la burra”, puesto que accionaba toda la maquinaria textil de la nave industrial.