El mNACTEC incorpora el Fondo Armengué

11 octubre 2018

Contiene información fotográfica y documental sobre los inicios de la automoción en Cataluña

El Museu Nacional de la Ciència i de la Tècnica de Catalunya (mNACTEC) ha incorporado en su Archivo fotográfico el Fons Armangué, un conjunto documental formado por más de 1.000 documentos y fotografías de una familia ligada a los inicios de la automoción en Cataluña. Este nuevo fondo es una fuente de información imprescindible y muy valiosa para conocer como fueron los inicios del sector automovilístico en nuestro país. 

La incorporación del fondo ha sido posible gracias a la donación que han hecho al museo los miembros actuales de la familia Armengué. El mNACTEC iniciará ahora el proceso de digitalización de todo el conjunto, y está previsto que a principios del año 2019 pueda estar a disposición del público a través del Archivo fotográfico en línea del mNACTEC (http://fotowebmnactec.cultura.gencat.cat/fotoweb/).

Los hermanos Armangué

Los hermanos Lluís, Frederic y Josep Maria Armangué Feliu fueron figuras destacadas del automovilismo catalán de las décadas de 1910 y 1920. Pilotaban vehículos en carreras deportivas y eran miembros de la Penya Rhin, una organización pionera del sector del automóvil en Cataluña. Fundaron con amigos, el 1913, la Fábrica Nacional de Autociclos David, posteriormente David S.A.. 

Conduciendo vehículos David consiguieron varios éxitos deportivos, como la victoria en la carrera Barcelona-Madrid-Barcelona organizada por el Motoclub Deportivo el año 1916. La marca David produjo inicialmente los llamados cyclecars, vehículos motorizados con una estructura muy básica y un carácter marcadamente deportivo. Posteriormente la marca David también produjo coches más utilitarios, y estuvo muy involucrada en el nacimiento del sector del taxi en la ciudad de Barcelona. David cesó su actividad el año 1959.

Uno de estos hermanos, Frederic Armangué, conocido en el mundo automovilístico con el apodo de Fric, fue uno de los principales impulsores del autódromo Terramar de Sitges. Este circuito, en forma de óvalo y con pendientes de alrededor de 90 grados de inclinación, se inauguró el 28 de octubre de 1923 con la asistencia del rey Alfonso XIII y Miguel Primo de rivera. Su construcción fue todo un hito, ya que hasta entonces solo había dos instalaciones automovilísticas permanentes de similares características en toda Europa. 

El autódromo Terramar aún existe y constituye uno de los bienes inmuebles más emblemáticos para el patrimonio automovilístico catalán, pendiente de rehabilitación. 

El conjunto documental del Fondo Armangué, integrado por más de mil documentos y fotografías, incluye: documentos personales, como la correspondencia entre los hermanos Armangué; compilaciones de prensa de la época, y documentación técnica tanto de los primeros modelos de autociclos David como del proyecto de construcción del autódromo Terramar.