Nuevas adquisiciones para la colección del mNACTEC

26 octubre 2015

El mNACTEC incorpora a su fondo un conjunto de calculadoras mecánicas y un telar manual

El Museo de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña (mNACTEC) ha incorporado a su fondo patrimonial un conjunto de máquinas de calcular mecánicas y un telar manual de tipo horizontal.

Entre las máquinas de calcular destaca un grupo de fabricación y patente nacional que nunca se llegaron a comercializar, como la FALTEX patentada por Angel Borrell Ivars el 1946 o la TER de Evaristo Fortunato Perez Garcia del 1972. En muchos casos estas calculadoras mecánicas estaban destinadas a un público infantil. Entre las piezas adquiridas destaca también algún modelo comercial mucho más antiguo como el ADAL CALCULATOR del 1910, con un atractivo diseño circular basado en un disco de aluminio.

Todas estas piezas se integrarán en la colección de máquinas de calcular que tiene el mNACTEC, una de las colecciones más completas del estado que recoge la evolución de los dispositivos de cálculo desde los sistemas más antiguos y sencillos como el ábacos, hasta los más sofisticados dispositivos electrónicos.

Las calculadoras mecánicas se utilizaron hasta la década del años 70s del siglo pasado cuando las calculadoras electrónicas basadas en microchip (y habitualmente de construcción japonesa), las acabaron desplazando definitivamente del mercado.

El mNACTEC también ha incorporado a la colección un telar manual de tipo horizontal probablemente del siglo XVIII o anterior. El telar dispone de cuatro lizos y dos pedales con la combinación de los cuales era posible la realización de dibujos sencillos en los tejidos. Conserva los bucles de lino y la púa de pajitas de caña original. El telar también cuenta con una lanzadora de madera de álamo, un árbol de ribera que proporciona una madera de gran ligereza que facilitaba su lanzamiento manual entre las caladas.

Como curiosidad, el telar también incorpora un templén de hierro forjado, una pieza que se utilizaba para verificar que la anchura del tejido era la correcta mientras se iba produciendo, además de mantenerla en una posición firme y apta para su posterior arrollamiento en el plegador de salida.

 

26/10/2015