Presentación del libro ‘El Vapor Ventalló en el context industrial terrassenc’

El Vapor Ventalló ocupó un espacio destacado en el tejido industrial de la ciudad

El próximo martes 18 de septiembre, el Museu Nacional de la Ciència i de la Tècnica de Catalunya (mNACTEC) acogerá la presentación del libro El Vapor Ventalló en el context industrial terrassenc, de Conxa Bayó, Joan Carles Alayo y Mercè Borràs. El libro ha sido editado conjuntamente por el Ayuntamiento de Terrassa, el mNACTEC y la Fundació Institut Industrial i Comercial.

El acto se celebrará a las 19:00 horas y contará con la intervención de los autores del libro; el director del mNACTEC, Jaume Perarnau, y el presidente de la Fundació Institut Industrial i Comercial, Josep Armengol.

El Vapor Ventalló ha sido uno de los muchos vapores egarenses que ocuparon un espacio destacado en el tejido industrial de la ciudad. No fue el más relevante, pero alojó en sus instalaciones empresas textiles importantes que actualmente forman parte de la historia industrial de Terrassa.

El patrimonio documental del Vapor Ventalló ha permitido conocer la estructura funcional de esta instalación industrial. Este patrimonio tiene un gran valor histórico por su diversidad: libros de registro de producción, libros de entrada de materiales, facturación a los usuarios del vapor, facturas de compras, etc.

La constitución de la sociedad anónima denominada Vapor Ventalló tuvo lugar en Terrassa, el 27 de septiembre de 1905 y constan como socios José Ventalló y Nogués, propietario del edificio y de los terrenos circundantes; Juan Marcet y Palet, banquero; Agustí Prat y Marcet, fabricante; y los comerciantes Miguel Alavedra y Aurell y José Torrella. Todos los socios eran personalidades destacadas de la Terrassa de la época.

En el Vapor Ventalló había instalaciones de hilatura de lana cardada, instalaciones de lana peinada, tisaje y también de tinte y acabados, todas ellas utilizando como materia primera la lana.

El sistema energético del Vapor Ventalló se basó en el uso del carbón para generar el vapor. Este vapor era destinado, por un lado, a mover la máquina de vapor y, por otro lado, a canalizarlo para los usos de las instalaciones de la fábrica. Cuando se instaló la electricidad en Terrassa, el alumbrado del Vapor se hizo con luz eléctrica, pero siguió manteniendo el vapor como elemento principal por la fuerza motriz. El cambio energético del vapor a la electricidad se hizo en 1913, cuando se introdujo en la ciudad la empresa Compañia Barcelonesa de Electricidad.
 

¿Quieres estar al día de las actividades divulgativas? Suscríbete

Tipo de actividad: Presentación

Categoría: Investigación y divulgación

Duración: 1 hora

Precio: Gratuït

Fechas: